logos-01
logos-02

Perú, Chile y Colombia liderarán el crecimiento económico en América Latina en 2019.

Perú, con un 4%, y Chile y Colombia, con sendos 3,5%, serán los países que lideren el crecimiento económico en América Latina durante los próximos doce meses, según las previsiones del último Informe Económico y Financiero de ESADE 2019. El documento, dirigido por David Vegara y elaborado con el apoyo del Banco Sabadell, también se muestra optimista con la evolución de otras regiones como Brasil y México, que también se consolidarán con un incremento del PIB superior al 2%. La economía Argentina, por el contrario, volverá a decrecer, aunque en menor medida que el año pasado (-1,6%) y Venezuela asistirá a la prolongación de su grave recesión.

Las economías emergentes y en vías de desarrollo registrarán este año cifras muy similares a las registradas en 2018 —India crecerá hasta el 7,4 % y algunas economías del sureste asiático mantendrán este año un crecimiento algo superior al 5%, especialmente Indonesia, Filipinas y Vietnam—, aunque durante 2019 aún no van a acercarse a los ingresos per cápita que se registran en las economías desarrolladas. En el caso de China, que muestra una cierta tendencia a la ralentización (6%-6,5%), el Informe Económico y Financiero de ESADE 2019 advierte que la capacidad de respuesta arancelaria a la guerra comercial con Estados Unidos es limitada y destaca las medidas expansivas tomadas por el gobierno del gigante asiático para combatirla.

Desequilibrios financieros

A partir de 2013, los desequilibrios de la balanza por cuenta corriente de los países emergentes se han ido reduciendo, los superávits de ésta en China y de los exportadores de petróleo también han disminuido, y países como Brasil o México han reducido su déficit por cuenta corriente. Sin embargo, la acumulación de desequilibrios en los últimos años ha facilitado un rápido incremento de la deuda externo, que ha crecido más rápido que las exportaciones en la mayoría de los casos. Las regiones que tienen una deuda externa muy elevada, comparada con el volumen de sus exportaciones, suponen el 40% del producto interior bruto de las economías emergentes, excluyendo China. Además, aquellos que combinan una deuda externa elevada con un monto insuficiente de reservas de divisas se encuentran en una posición más delicada ante posibles colapsos externos. Es el caso de Argentina o Ecuador.

Otro motivo de preocupación según el Informe Económico y Financiero es el de la calidad crediticia, ya que el porcentaje de crédito en situación de riesgo, el que es concedido a empresas cuyos gastos en el pago de intereses superan sus ingresos, es más elevado que en otras zonas. En este sentido, los expertos de ESADE destacan la muy elevada deuda en Brasil, que se ha incrementado exponencialmente en los últimos años.

Países desarrollados

La expansión económica se mantiene a escala global, aunque en 2019 será menos sincronizada. Entre las economías desarrolladas, cuya media de crecimiento ESADE sitúa en un 2% —y en un 1,5% a partir de 2020—, muchos países reducirán su crecimiento hasta su tasa de crecimiento potencial, como Japón (1,9%) y excepto Estados Unidos (2,5%), que crecerá gracias a los efectos que aún tiene la política fiscal expansiva que inició en 2017. Canadá, Australia, Suecia o Noruega, serán otras de las economías que crecerán por encima del potencial

Centrados en la zona euro, los expertos de ESADE prevén que ésta alcance durante este año la madurez de su ciclo económico, con un crecimiento medio del 1,8%. Las principales dificultades para el crecimiento económico de esta región son de tipo político, asociadas al brexit, a las negociaciones para el control del déficit público y a las dificultades para proseguir con la necesaria integración fiscal y financiera. Esta ralentización podría ser mayor si los países más endeudados no reducen su déficit público o las economías de Alemania y Holanda no aplican políticas más expansivas y recomiendan acelerar la integración económica y fiscal.

En cuanto al resto de Europa, el informe destaca, por un lado, el incremento cercano al 3% de las economías de los países del Este (especialmente en Chequia y Polonia) y, por otro, el estancamiento de Turquía, con un incremento inferior al 0,5%, debido a la crisis financiera y de tipos de cambio del pasado verano.

El proteccionismo comercial, uno de los mayores riesgos para 2019

De entre los principales riesgos para el crecimiento económico durante los próximos doce meses, los expertos de ESADE destacan la intensificación de las políticas comerciales proteccionistas y un claro aumento de las tensiones financieras derivado de la amenaza de una normalización más brusca de lo esperado en políticas monetarias o de una corrección abrupta de los precios de los activos. También advierten de los problemas que podría acarrear el alto nivel de endeudamiento a escala global y de la posible extensión a un número creciente de países de políticas económicas no sostenibles.

Fuente: América Economía

Deja un comentario

¿Quieres recibir información valiosa para gestionar tu empresa?

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento de la normativa vigente. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies